Solomillo Ibérico

90,91 €

* Impuesto incluido* Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos

Disponible Ahora!

14 piezas de 380 gr/unidad aprox envasadas en 2 unidades por bolsa al vacío.

Nuestro solomillo ibérico de bellota ha sido premiado con 3 estrellas en el Superior Taste Awards 2021.

La guía Michelin de alimentos y bebidas. Premio.

 

Producto congelado al realizar el pedido.

Congelación óptima, sabor intacto y saludable.

 

ATENCIÓN: Este producto se envía congelado.

*En el caso de que se pida junto a un producto curado, los productos llegarán por separado.

 

SELLOS DE CALIDAD

Solomillo Ibérico

El solomillo es considerado por muchos el rey de las carnes. Es una pieza situada entre las costillas y el lomo, de gran calidad y una de las partes más apreciadas por ser muy tierna. Su bajo contenido en grasa lo convierten en un aliado imprescindible en cualquier dieta.

 

Preguntas frecuentes

 

¿Por qué comprar carne ibérica?

La carne de cerdo ibérico es especialmente sabrosa, algo que la diferencia de las carnes de cerdo convencionales. Su veteado intramuscular es lo más característico y lo que dota a esta carne de sabor y jugosidad.

En comparación con la carne de cerdo blanco, la carne de cerdo ibérico tiene un color más oscuro que se contrasta con las finas vetas de grasa blanca. Además, posee increíbles propiedades nutricionales, pues contienen ácidos grasos beneficiosos para el sistema cardiovascular, entre otras ventajas.

 

¿Qué propiedades contiene la carne ibérica?

Alto contenido en minerales como magnesio, zinc, fósforo y potasio, las cuales favorecen a nuestra vitalidad y energía diaria.

Vitamina B12. B6, riboflavina y niacina, entre otras. Todas colaboran en el buen funcionamiento de nuestro organismo y reducen la posibilidad de contraer enfermedads.

Fuente de proteínas y antioxidantes, componentes que ayudan a los tejidos.

Ácido oleico, perfecto para el sistema cardiovascular y produciendo un beneficio sobre el colesterol en sangre.


RECETA / SOLOMILLO IBÉRICO CON ESPINACAS Y UVA AL JENGIBRE

ELABORACIÓN

1. Cortar los solomillos en medallones de unos 1,5 cm y dejar atemperar cerca del fuego.

2. Lavar muy bien las espinacas, quitar el tallo y secar.

3. Limpiar los ajos tiernos y cortar en juliana fina.

4. Lavar la uva y cortar en rodajas.

5. Poner en un cazo mediano con 1 cm de aceite de oliva virgen extra los ajos y los piñones. Confitar a fuego muy suave y cuando los ajos empiecen a dorarse, se apartan junto con los piñones. Reservar el aceite.

6. Poner en una sartén un poco del aceite de confitar los ajos y saltear las espinacas unos minutos, procurando que no pierdan su color. Salpimentar y añadir los ajos, los piñones y las uvas. Retirar y reservar.

7. Untar los medallones de solomillo con el aceite de confitar los ajos y marcar en una sartén bien caliente por ambos lados. Sin pincharlos ni aplastarlos para que no pierdan sus jugos. Tienen que estar cocinados muy bien por fuera y jugosos por dentro. Sacar una vez cocinados y salpimentar.

8. Añadir las espinacas en la misma sartén junto a los solomillos para recoger sus jugos y calentarlas un poco.

9. Emplatar los medallones de solomillo con las espinacas salteadas y las uvas. Rallar por encima el jengibre al gusto.

TRUCOS: Es muy importante que los solomillos estén a temperatura ambiente (no fríos) y la sartén muy caliente. Para sellar los medallones y que queden jugosos hay que observar los lados, cuando la mitad del medallón esté hecho y la otra mitad siga aun sonrosada, es el momento de darle la vuelta rápidamente para sellarlos por la otra parte y retirar del fuego.



RECETA / SOLOMILLO IBÉRICO CON VERDURITAS SALTEADAS

ELABORACIÓN

1. Limpiar todas las verduras y cortar en juliana muy fina.

2. Poner a hervir en una olla unos 3 l de agua y unos 30 g de sal y escaldar todas las verduras por separado durante 2 minutos. Sacarlas y enfriar en agua muy fría con hielo y sal. Escurrir.

3. Cortar los solomillos en medallones de unos 1,5 cm y dejar atemperar cerca del fuego.

4. Untar los medallones de solomillo en aceite de oliva. Marcarlos en una sartén bien caliente por ambos lados. Sin pincharlos ni aplastarlos para que no pierdan sus jugos. Sacar una vez cocinados muy bien por fuera y jugosos por dentro. Reservarlos.

5. En la sartén dónde se han cocinado los solomillos, desglosar con la soja, añadir un poco de aceite de oliva y a continuación saltear a fuego fuerte las verduras durante 2 minutos.

6. Emplatar las verduras con los medallones de solomillo.

7. Salpimentar al gusto con la mezcla de pimientas.

TRUCOS: Es muy importante que los solomillos estén a temperatura ambiente (no fríos) y la sartén muy caliente. Para sellar los medallones y que queden jugosos hay que observar los lados, cuando la mitad del medallón esté hecho y la otra mitad siga aun sonrosada, es el momento de darle la vuelta rápidamente para sellarlos por la otra parte y retirar del fuego.